Se ha producido un error en este gadget.

martes, 8 de marzo de 2011

One Piece. Capítulo 1.


Sorpresa en el Thousand Sunny

Robín, Usopp, Chopper y Brook se encontraban en cubierta disfrutando del maravilloso día soleado que hacía, mientras tanto, mantenían una pequeña conversación.
–Que maravilloso día hace –confirmaba Robín, quien con un traje de baño de color morado y negro, y un largo pareo negro, yacía tumbada sobre una tumbona–. Ya podían ser así todos los días.
–¡Jojojo! Cierto es Robín, si me voy a poner moreno y todo. ¡A no!, ¡que soy todo de huesos! Como estoy muerto… ¡Jojojo! –comentó Brook, el cual estaba ayudando a Chopper a preparar sus píldoras.
–Hacía ya largo tiempo que no teníamos un genial y tranquilo día como el de hoy –dijo Usopp, mientras continuaba creando su nueva, mejorada y maravillosa arma, como él la llamaba–. ¡Deberíamos quedarnos, aquí por siempre!
–¿¡Qué?! ¡¿Y de que viviríamos entonces?! ¡Nos moriríamos aquí en alta mar! –dijo Chopper completamente alterado, tanto que dejo sus herramientas medicas, se alzó de un salto y empezó a dar vueltas de forma histérica por toda la cubierta.
–¿¡Qué?! ¿¡Qué vamos a morir?! –dijo Brook, al mismo tiempo que dio un enorme salto y se puso tras de Chopper imitándolo, corriendo por toda la cubierta–. ¡No puede ser, debemos de irnos rápido de aquí!.
–Chicos… calmaos… aquí nadie va a detener el barco, ni tampoco va a morir nadie –dijo robín, dirigiéndole después la mirada a Usopp para que este le ayudara–. ¿No es cierto Usopp?.
Usopp, que se había levantado. se encontraba de pie con la mirada clavada en el suelo, susurrando–. Vamos a morir, vamos a morir… ¡mamá quiero irme a casa!
Robín, quien esperaba algo más de cordura por parte de sus compañeros, cruzó las manos sobre su pecho e hizo calmarlos como nadie mejor sabría–. La tontería se ha acabado –aclaró, tras ello pronunció–. “seis fleurs”, tirar –tras pronunciar estas palabras, 2 brazos salieron por debajo de cada uno y los cogieron de ambos pies, tras esto, rápidamente, tiraron hacía atrás haciéndoles caer de bruces al suelo.
Momentos después, la puerta de la cocina se abrió, tras ella apareció Sanji, el cual portaba una bandeja con 2 limonadas, este se dirigió hacia Robín e inclinándose le ofreció una limonada–. Para la más dulce mujer, el más dulce sabor –pronunció con tono cortés, al tiempo que le ofrecía la limonada.
–Gracias Sanji –agradeció Robín sin dejar de sonreír.
Sanji se puso tan eufórico por como se lo agradeció Robín, que dando pequeños saltitos subió a proa, donde se encontraban Luffy, Franky y Nami, se acercó a Nami y con las mismas palabras le ofreció la limonada restante, la cual haciendo caso omiso lo ignoró y continuo mirando hacía el horizonte pensativa, Sanji quedo tan desagradablemente sorprendido que no pudo evitar caer al suelo de rodillas completamente desanimado.
Luffy, quien estaba sentado en el mascarón de proa, se giró hacia atrás y estirando el brazo le cogió la limonada de la bandeja a Sanji, entonces se fijo en las caras de preocupación de Nami y Franky y les  pregunto–. ¿Qué pasa? ¿Nami? ¿Franky? –preguntó Luffy preocupado.
–No es nada, es solo que Nami, tiene la sensación de que algo no va bien –le contestó Franky.
–Si Luffy, tengo la sensación de que esta tranquilidad que se respira, solo es un aviso de que algo malo va a pasar –dijo Nami, sin ni si quiera perder de vista ni el Log Pose, ni el horizonte–. Luffy, ves a avisar a Zoro, de que nos estamos acercando a una isla, que este atento –continúo hablando Nami.
–¡¿Yo…?! ¿Por qué yo? –dijo Luffy tras beber un largo sorbo de la limonada.
–¡¡¡He dicho que vayas y punto!!! –Dijo Nami completamente histérica, quien por primera vez había quitado la vista de su objetivo para lanzarle una mirada amenazadora a Luffy.
–Vale, vale… –murmuro Luffy al tiempo que dio un giro, así se puso mirando hacía el barco, entonces echando previamente los brazos hacia atrás, los devolvió hacia adelante, y de una estirada de brazo se cogió a la habitación de vigilancia y dando un pequeño salto, se recogió en sus brazos y entro de golpe por una de las ventanas, estampándose así con Zoro, el cual estaba haciendo sus ejercicios de levantamiento de peso.
–¡¡Se puede saber que haces!! –le pregunto Zoro al tiempo que alzó la enorme pesa, haciendo un ademan de atacar a Luffy.
Luffy, que se hallaba tumbado, se alzó lentamente y sin dejar de rascarse la cabeza, le dijo tranquila-mente–. Me ha dicho Nami que estés atento a si avistas alguna isla.
–¡¿Y lo dices tan tranquilo, después de que casi me matas?! –dijo Zoro al tiempo que dejo de un pequeño golpe la gran pesa en el suelo.
–No seas tan exagerado, hombre, que no ha sido para tanto –afirmó Luffy sonriendo, tras esto se cogió al marco exterior de la ventana con ambas manos, dio un par de pasos hacia atrás, cogió carrerilla y rápidamente salto por la ventana, cayendo de nuevo sobre la cabeza del Sunny, donde se volvió a sentar.
Zoro dio un largo suspiro, cogió el periscopio y se puso a mirar por la ventana, mientras tanto en Proa, Nami le preguntaba a Luffy–. ¿Qué ha dicho Zoro?
–Nada, solo estaba gritando que casi lo mato, cosa que no entiendo, si no he hecho nada. –dijo Luffy, con cara extrañada.
Nami se disponía a echarle de nuevo la bronca a Luffy cuando, Zoro dio un grito–. ¡Apreció una isla lejana al noreste de aquí!
–¡De acuerdo Zoro! –dijo Nami a gritos para que este la oyera–. De acuerdo, eso significa dos cosas, que el tiempo ya se ha adaptado y por tanto estamos salvados, o que el tiempo va a cambiar de malas maneras adaptándose a esta nueva isla –afirmó dirigiendo sus palabras a Franky.
–Bueno, no tenemos otro remedio que arriesgar, así que deberíamos dirigirnos hacía la isla, ¿no? –pregunto Franky a Nami, a lo que ella respondía afirmando con la cabeza­–. ¡Chicos! ¡Izar velas, que nos vamos para la nueva isla! –y todos se pusieron en marcha.
Apenas un par de minutos después, una fuerte sacudida de viento de gran potencia, alzó el Thousand Sunny, moviéndolo a gran velocidad sin control alguno.
–¡¡¡Yiahahaiiii!!! –grito Luffy al mismo tiempo que se agarro de su particular asiento, mientras con la otra mano agarro su sombrero.
– ¡Ahhhh! ¡¿Qué está pasando?! –dijo Usopp al tiempo que se agarraba a Brook, el cual, a causa de su poco peso, salió disparado, sin dejar de gritar, así chocando contra la puerta de la cocina
– ¡¡¡¡¡¡¡Socorro!!!!!! –grito Chopper, el cual salió por los aires a causa del brusco movimiento que dio el barco por culpa del extraño golpe de viento.
Robín, que ya se había levantado de la tumbona para ponerse a salvo, sin protegerse del peligro, cruzó los 2 brazos sobre su pecho e inmediatamente dijo –. “Cinco fleurs” –al momento, cinco brazos salieron de la parte de popa y haciendo una cadena entre sí, agarraron a Chopper de la pata. Pero a causa de salvar a Chopper, Robín tropezó con la barandilla de estribor y apunto estuvo de caer al mar, pero Sanji rápidamente fue a por ella y la cogió de la muñeca justo antes de que esta callera, agarrándose tras esto de la misma barandilla fuertemente.
– ¡Dios mío, perdemos el control! ¡¿Qué hacemos Nami?! –.Preguntó Franky, el cual estaba sujeto al timón, para no caer.
– ¡No podemos hacer nada! El viento va demasiado fuerte, si giramos ahora las velas se romperán, ¡El viento es el único que decide ahora! –.Dijo Nami, sin soltarse de la barandilla.
Así fue, como el viento los estuvo moviendo por toda el área de influencia climática de la isla, moviéndolos en todas direcciones, como si de un laberinto acuático se tratará, pasado un cuarto de hora, un grito resonó por todo el barco–. ¡¡Ohhhh dios mío!!.
–¡¿Qué pasa Nami?! –dijeron Franky y Luffy, que eran los que más cerca estaban de ella.
–Pa, pa, pasa... eso… –tartamudeo la navegante, señalando hacia delante.
–¿Qué pasa? Solo es una nube de vapor. –dijo Franky, aunque poco tardo en darse cuenta–. ¡Un mo-mento! ¡¿Qué hace aquí en medio una nube de vapor?!
–no es eso… e-es lolo de arrrrribaa –tartamudeo, al tiempo que señalaba hacía arriba–. Es la… ¡¡¡¡RED LINE!!!! –gritó completamente asustada, pues es imposible que hayan dado ya la vuelta al mundo.
–¿¿¡¡Queeeeeeeeeeeee!!?? –Dijeron todos al unísono.
                                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario